Mazda CX-3 2018 - Maniobra de esquiva (moose test) y eslalon km77.com

Prueba y más información sobre el Mazda CX-3 2018 en:
https://www.km77.com/coches/mazda/cx-3/2018/estandar/informacion

Mazda CX-3. Maniobra de esquiva

El Mazda CX-3 es uno de los vehículos de entre sus alternativas con reacciones más ágiles en carretera y es destacable por su tacto de conducción preciso. Sin embargo, su respuesta ante una maniobra de doble cambio brusco de carril no es buena.

En el primer intento de cada jornada, cuando aún no nos hemos familiarizado con las reacciones del vehículo en esta situación, siempre tratamos de realizar la maniobra a 77 km/h. En esta ocasión, el CX-3 traspasó por un margen amplio la zona delimitada por los conos. Aunque el conductor tuvo parte de la culpa porque los giros de volante fueron tardíos e insuficientes, la suspensión no consiguió controlar los movimientos de la carrocería y las ayudas electrónicas no impidieron que los neumáticos deslizaran lateralmente de forma evidente. Fue fácil adivinar que en los intentos sucesivos encontraríamos movimientos bruscos, poco predecibles y difícilmente controlables.

La máxima velocidad de entrada a la que conseguimos realizar correctamente la maniobra fue 75 km/h. En esta ocasión, el conductor ya había cogido referencias del funcionamiento de la dirección para ajustar la trazada del coche y no se vio en grandes apuros para controlar las reacciones, aunque tuvo que lidiar con rebotes moderados de la suspensión. Los neumáticos dieron un agarre pobre y las ayudas electrónicas, aparentemente, no intervinieron.

En este otro intento a 75 km/h también conseguimos pasar sin derribar conos, pero los rebotes de la suspensión fueron mucho mayores, hasta el punto de que varias ruedas quedaron simultáneamente en el aire, algunas a mucha distancia del suelo. Como se puede apreciar en las imágenes, los flancos de los neumáticos se deformaron en los apoyos más violentos y las llantas quedaron cerca de rozar con el asfalto.

En esta pasada a 76 km/h se produjeron las reacciones más violentas. Debido a los rebotes de la suspensión, la dirección no respondió de forma inmediata ante las órdenes del conductor para entrar en el tercer carril de conos. El último giro se materializó demasiado tarde y desencadenó un sobreviraje que produjo movimientos amplios en la carrocería. Estos se percibieron con cierta alarma desde el interior.

Eslalon

Las reacciones del CX-3 fueron satisfactorias en el eslalon. No detectamos el funcionamiento de las ayudas electrónicas, lo que propició cambios de apoyo ágiles y fluidos, pero los movimientos de balanceo de la carrocería estuvieron bien controlados y la sensación de gobierno sobre el coche fue plena. La dirección es informativa y directa.

fuente: 
km77.com
Categoria: 
Compartir en:

Videos relacionados